Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

Mumbai, la puerta de entrada a la India, el hogar del cine de Bollywood, tristemente célebre por sus «Slumdogs» y los barrios de chabolas cuenta, a su vez, con el mayor número de edificios de estilo Art Decó del mundo, después de Miami. Una fiesta visual para los amantes del diseño, en el lado sur de la ciudad, grupos enteros de bloques art deco de oficinas, edificios de apartamentos, hoteles y cines aún permanecen en pie con su elegancia atemporal, aunque necesiten una buena mano de pintura.

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

La arquitectura Art Decó de Mumbai, apodada «Bombay Deco» por los historiadores de la arquitectura, comenzó a brotar en una época de optimismo después de la Primera Guerra Mundial. La ciudad fue sede de una nueva ola de hombres de negocios locales que habían hecho fortuna y querían hacer alarde de su nueva riqueza en residencias de lujo y oficinas junto a los herederos de los antiguos estados principescos de la India y de los famosos de la floreciente industria cinematográfica de Bollywood. El estilo Art Decó que viene de París en aquella época representaba el lujo, el glamour y la fe en el progreso social y tecnológico. Era el escenario ideal para el espíritu exuberante de Mumbai. Nombres como Marine Drive y Malabar Hill, se convirtieron en sinónimo de estilo, que adquirió un carácter único en Mumbai, por su capacidad de adaptación y de mezcla con motivos tradicionales de la India y las deidades culturales.

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

El legado Art Decó de Mumbai se ha descuidado mucho. Las lascas de pintura y las malas hierbas brotan de las grietas de los edificios que,  una vez, fueron glamurosos, lo que indica una falta de reconocimiento de estatus de la ciudad y su potencial como lo que es esencialmente el segundo mayor museo del mundo de estilo histórico Art Decó. Después de la Segunda Guerra Mundial, la encantadora y exuberante arquitectura fue sustituida por el funcionalismo. 

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

Sin embargo, en 2013, grupos comunitarios y miembros de la comunidad que habían crecido en residencias estilo Art Decó de Mumbai, se reunieron con el objetivo de preservar las estructuras atemporales y acamparon para conseguir el estatus de patrimonio mundial de la Unesco. Por desgracia, la nominación perdió frente a la Ciudad Vieja de nueva Delhi el mes pasado y ha estado fuera de acción como la elección de la categoría cultural de respaldo.

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

nuncalosabre.Mumbai: La capital olvidada del Art Decó

Las Fobias Ilustradas – John Vassos

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Mecanofobia. Miedo a las máquinas
En 1931 el diseñador industrial norteamericano, de origen rumano, John Vassos publicó el libro «Phobia» que contiene 24 Fobias ilustradas, en un estilo a medio camino entre el art déco y art nouveau. Además de «Phobia» ilustró nueve libros, entre ellos algunos de Oscar Wilde.
nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Acrofobia. Miedo a las alturas

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Claustrofobia. Miedo a los espacios cerrados

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Astrofobia. Miedo a las tormentas

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Zoofobia. Miedo a los animales

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Potafobia. Miedo a los ríos o a las aguas fluyentes

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Climacofobia. Miedo a las escaleras

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Batofobia. Miedo a estar cerca de edificios altos

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Aicmofobia. Miedo a los objetos punzantes o puntiagudos

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Dromofobia. Miedo a la velocidad

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Monofobia. Miedo a la soledad

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Fagofobia. Miedo a tragar o a comer

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Sifilofobia. Miedo a contraer la sífilis

nuncalosabre.Las Fobias Ilustradas - John Vassos
Pantofobia. Miedo a todo lo que nos rodea

Vía

Portadas de Partituras y Pósters Art Deco – René Magritte

nuncalosabre. Portadas y Pósters Art Deco - René Magritte

El pintor belga René Magritte creó algunas de las obras más enigmáticas e icónicas del arte surrealista. Pero antes de que se trasladara a París en 1927 y comenzase a forjar relaciones con André Breton y los surrealistas, Magritte, en Bruselas, se ganaba la vida como un artista comercial independiente, creando anuncios dentro del estilo Art Deco.
En 1924 Magritte comenzó a diseñar carteles y anuncios para la modista Honorine Deschrijver «Norine» y su marido Paul-Gustave Van Hecke, los propietarios de la empresa de moda belga «Norine». Van Hecke también era dueño de las galerías de arte, y fue una de los primeros defensores del surrealismo.
Por aquella época, Magritte también diseño aproximadamente 40 portadas de partituras con un estilo más modernista que surrealista, casi dos décadas antes de que Alex Steinweiss introdujera la portada del disco tal como lo conocemos hoy en día.

nuncalosabre. Portadas y Pósters Art Deco - René Magritte

nuncalosabre. Portadas y Pósters Art Deco - René Magritte

nuncalosabre. Portadas y Pósters Art Deco - René Magritte

nuncalosabre. Portadas y Pósters Art Deco - René Magritte

nuncalosabre. Portadas y Pósters Art Deco - René Magritte

nuncalosabre. Portadas y Pósters Art Deco - René Magritte

nuncalosabre. Portadas y Pósters Art Deco - René Magritte

nuncalosabre. Portadas y Pósters Art Deco - René Magritte

nuncalosabre. Portadas y Pósters Art Deco - René Magritte

El derecho de matar – Raúl Barón Biza

nuncalosabre.El derecho de matar - Raúl Barón Biza

«Lector: No quiero, ni debo engañarte. No necesito tu aplauso, no temo a tu abrazo, ni me hace falta tu dinero. Estoy más allá del oro y de la fama; más allá de esa fe que hácete creer sincera la caricia de tu hembra y la mano de tu amigo.



No tengo trazas de Cristo ni vehemencias de profeta. Si mides mi libro con la vara mediocre del catecismo de tu vida, mi libro, dejará en tu alma un acre sabor de inmoralidad. Será inmoral porque te mostrará su maravilloso pubis y sus erguidos senos y habrá de hablar desde el fondo obscuro del protoplasma.
Inmoral quizás, porque te recordará, cuando ello sea necesario, que defecas diariamente….»

Raúl Barón Biza. Prólogo de «El Derecho de Matar«

«El Derecho de matar» es una novela del escritor argentino Raúl Barón Biza, publicada por primera vez en 1933.
El autor estaba preso por su enfrentamiento con el gobierno de facto cuando concluyó lo trámites de la publicación. Es una novela «pornográfico-filosófica» en la tradición del Marqués de Sade. La primera edición estaba revestida en plata y en su interior tenía ilustraciones art-decó del dibujante Teodoro Piotti. Barón Biza hizo enviar uno de los ejemplares al Vaticano, mofándose del Papa con estas palabras: «para que tus porteros lo dejen pasar, para poder atraer tu atención, para que él sea una nota relevante de brillo en el salón entristecido de tu biblioteca oscura; he revestido de plata su portada».
El gobierno de Agustín P. Justo (a quien Barón Biza había llamado «grotesco y fofo tiranuelo») confiscó en la imprenta la primera tirada completa de cinco mil ejemplares, e inició contra Barón Biza un proceso por obscenidad. Defendido por Néstor Aparicio, logró con dificultad una absolución, aunque permanecería en la cárcel por razones políticas. Posteriormente publicó una segunda versión de El Derecho de matar, en edición rústica, ya que deseaba que la obra fuera accesible para el bolsillo de los obreros.
El Derecho de Matar cuenta la historia de Jorge Morganti, su hermana Irma y su amante Cleo. La artificialidad y el exotismo van tejiendo una narración sesgada por reflexiones filosófico-morales que oscilan entre el erotismo tradicional y una nueva forma creada por la aguda sensibilidad de Barón Biza. El Derecho de Matar es el libro más famoso de Barón Biza.

El Derecho de Matar. Restauración digital tomada de la edición original de 1933.
Raúl Barón Biza

Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

Las ilustraciones Art Déco creadas por Rafael de Penagos representaban una nueva sociedad urbana y moderna. Estaban protagonizadas por una nueva mujer, que pasaría a definirse como la “mujer Penagos”: mujer delgada, sin caderas, que fumaba, practicaba los deportes más sofisticados, mostraba gran afición por lo exótico, etc…

nuncalosabre.Rafael de Penagos
nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

nuncalosabre.Rafael de Penagos

via | via